En el aire están la danza y el tiempo, en el agua los sueños, en su unión el vuelo. Hoy les compartimos formas al aire, ríos que corren, pulsos que atraviesan. Algunas risas y sonidos que conjuran a la vida. Del mar los vuelos enredados en amor. La fiesta de la voz, del ritmo y de la compañía. El espacio se llena y se vacía. Las cosas desaparecen. Los mundos creados nos habitan, les habitan. Al final queda, como en la vida, su misteriosa certeza.


Univerdanza cumplió veinte años. Miramos con asombro todo lo que se hizo, amó y disfrutó. Existimos y a la vez generamos existencias en uno de los mejores contextos imaginables: el de la Universidad de Colima, con agradecimiento infinito, le celebramos hoy también su Ochenta Aniversario”.